El Profesor Lauro de Oliveira Lima falleció el 29 de enero de 2013. Nosotros, familia, amigos, colaboradores y admiradores, continuaremos a publicar en este blog material extraído de su vasta obra, para que su mensaje pueda alcanzar a más y más personas y, quién sabe, elevar a la Educación a un nivel de excelencia y resultados efectivos en pro de nuestros niños y adolescentes.

Por una educación a través de la inteligencia y abierta para todos los posibles…

jueves, 9 de febrero de 2012

Conceptuación de Liderazgo





Capítulo 19
“Escola Secundária Moderna”
“Como fazer funcionar a Dinâmica de Grupo”
11ª Edición - 1976
Lauro de Oliveira Lima
Forense Universitária



El Liderazgo no es una cualidad individual: es un fenómeno relacional. (Dinámica de Grupo). El liderazgo es emergente y corresponde al encuentro adecuado de una aptitud  individual con una situación grupal.
El Liderazgo resulta del incentivo que el grupo le confiere a uno de sus miembros para que lo coordine cuando la situación indica que este miembro es el más apto para que el grupo alcance el objetivo



Conceptuación de Liderazgo

  1. El liderazgo no es, simplemente, una “calidad” de ciertos individuos, sino un fenómeno de carácter social (relacional). En cada situación de la vida grupal, las cualidades del líder son diferentes. No se puede, entonces, enumerar las cualidades del liderazgo.
  2. Es la “situación” y el “grupo” que determinan el tipo de liderazgo, de modo que no se puede hablar prácticamente en líder sin tener en cuenta a los individuos que constituyen el grupo y las circunstancias. La pasividad, por ejemplo, en ciertas circunstancias, puede ser la cualidad exigida del líder. Todo individuo puede, en cierto momento, ser líder. El liderazgo es emergente.
  3. En vez de afirmar que el líder conduce al grupo, mejor sería decir que el líder expresa, con su actitud, el objetivo del grupo en determinada situación. Muchas veces el grupo fuerza a uno de sus miembros a asumir el liderazgo, contra su voluntad.
  4. No tiene, por lo tanto, sentido declarar simplemente, que determinado individuo es líder, si no configuramos el grupo y la situación en las que sus aptitudes lo habilitan como tal. No se debe confundir al “conductor” nato (caudillo) con el líder emergente.
  5. Así, podemos suponer que todo individuo con trazos sobresalientes de personalidad puede ser líder en determinadas circunstancias, siempre que no presente déficits o superávits que lo alejen, exageradamente, de la mediana que caracteriza al grupo. Para ser líder de un grupo, el individuo debe nivelarse con el grupo.
  6. Exigiendo la vida grupal, de su coordinador, alto grado de coherencia, unidad lógica, objetividad y capacidad de reversibilidad y asociación del pensamiento (características del integral desarrollo del pensamiento operatorio), no se mantendría en el liderazgo, por deficiencia fundamental, el individuo que no poseyera estas cualidades. Por este motivo los autores identifican “inteligencia” como una característica común y universal del liderazgo. Pero puede ocurrir que un individuo, sin esta cualidad básica, lidere, si el objetivo del grupo no exige operacionalidad.
  7. Siendo la vida grupal interacción y permanente intento de “acomodación”, genera por este motivo, un intenso clima emocional que da cohesión al grupo, pero puede actuar también como fuerza centrífuga y disgregadora. El líder precisa -  como elemento catalizador - ser capaz de sobreponerse a las contingencias de este clima para  mantener al grupo cohesivo. De otra forma, se transformará en “caudillo”, que domina con la fuerza, con la inteligencia, por aptitudes extraordinarias, independientemente de la dinámica real del grupo. Se conoce al “caudillo” porque no acepta volver a ser un simple miembro del grupo cuando cesa la circunstancia que lo llevó al liderazgo.
  8. El liderazgo, cuando no se ejerce a través de un “caudillo”, es extremamente fluido, dada la propia dinámica del grupo y las variaciones situacionales. Dentro del mismo objetivo, el grupo puede cambiar de liderazgo a medida que las exigencias de la ejecución de la planificación exigen aptitudes diferentes (planificador, argumentador, elaborador, ejecutor, controlador, etc.). Si el objetivo del grupo es estereotipado, el liderazgo puede fijarse en uno de sus miembros.
  9. Siendo el liderazgo un fenómeno típico de la “dinámica de grupo”, no se puede admitir que alguien lidere al grupo sin pertenecer al mismo. Lo que llamamos de liderazgo “externo” es, simplemente, un jefe que se basa en un estatus conferido por la sociedad, por la ley o por las circunstancias personales que le permiten  dominar un grupo. El profesor, con relación a la clase, por ejemplo, es una “autoridad” y no un líder en el exacto sentido del término. Es necesario integrarse al grupo para recibir la función de liderazgo.
  10. Los líderes de grupos inferiores o de minorías tienden a escapar para la periferia del grupo e incorporarse (debido al prestigio del liderazgo) en el grupo superior o mayoritario. Por este motivo en el trabajo escolar en equipos, los líderes fácilmente adhieren al grupo de profesores, muchas veces perdiendo su liderazgo natural para ser jefes. Los más aptos tienden a buscar grupos en los que su aptitud sea funcional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada